<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=917864445612444&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Elija su ubicación:  

¿Qué factores de seguridad influyen en la instalación de sistemas hidráulicos?

Por: FlowGuard Mx Fecha: 28 de Octubre de 2022

Imprimir/Guardar como PDF

¿Qué factores de seguridad influyen en la instalación de sistemas hidráulicos?

INSTALACIÓN

El trabajo en instalaciones hidráulicas y sanitarias implica tareas que resultan demandantes físicamente para cualquier involucrado en la fase final del proceso: los ingenieros y plomeros responsables de la puesta en funcionamiento.

Pero, ¿cómo es posible estar seguro de que trabajas en las mejores condiciones posibles? Cuando pasas de una instalación a otra, a veces en estructuras que permiten poco margen de movilidad y que pueden incluir numerosas conexiones en diferentes pisos, existen riesgos.

En este artículo analizaremos algunos factores que debes tomar en cuenta para la preparación, el trabajo de instalación y la puesta en marcha de cada sistema hidráulico que instales, para que la seguridad siempre sea una de las premisas en tus métodos de trabajo. También presentaremos diversas ventajas que ofrece el uso de CPVC, incluso después de que la instalación ha terminado.

Cada proyecto de una instalación hidrosanitaria requiere una fase de preparación que incluye el diseño, los cálculos necesarios, la elección y adquisición de materiales e incluso el traslado de estos al lugar de trabajo. Sin embargo, una vez allí, la preparación más importante es la del propio instalador, y será la primera fase en la que nos enfocaremos, en una comparación con instalaciones en las que se utiliza polipropileno (PPR).

Principalmente, la preparación del espacio implica asegurarse de que el área de trabajo está despejada, las herramientas necesarias están al alcance y el equipo de seguridad necesario está disponible. Más allá de estos tres puntos que todo instalador debe tener en mente, es necesario contar con el material para la instalación, haber calculado las medidas y cantidades necesarias y estar seguro de que el lugar permite las maniobras que el material requerirá para ser adaptado al diseño de la instalación en sí

 

Preparación

La preparación para trabajar en instalaciones hidráulicas y sanitarias con CPVC conlleva el uso de guantes de seguridad, cortatubos y sierras que pueden ser eléctricas o manuales, siempre con dientes finos para facilitar el corte de los tubos fabricados con el termoplástico.
En comparación con una instalación de tuberías de polipropileno, el trabajo con CPVC se hace más sencillo porque no requiere equipos de calentamiento para trabajar en la fusión de las diferentes piezas del sistema, lo que reduce el tiempo de instalación por no exigir la espera del tiempo en el que tales herramientas alcanzan la temperatura ideal.

El uso de cemento solvente para hacer las uniones entre los tubos y las conexiones, y entre diferentes secciones de la tubería, también reduce el tiempo de trabajo y genera ahorros del gasto correspondiente a este concepto.

Utilizar tubería de CPVC para las instalaciones hace el proceso más seguro porque no exige que los instaladores manejen equipos pesados que necesiten una fuente de energía para generar calor, algo que aumenta significativamente el cansancio al que los trabajadores se exponen.

La preparación, como vemos, exige mínimos detalles a los que es necesario estar atentos y herramientas básicas, convirtiéndose en una fase en la que el uso de tubos de CPVC como material resulta favorable.    

 

Instalación

La instalación del sistema hidráulico es, evidentemente, una de las fases más importantes del trabajo, pues de la correcta unión entre las tuberías, conexiones y demás componentes del sistema (bombas de agua, medidores de presión, piezas para ramaleo, etc.) dependerá que la instalación hidráulica sea eficaz una vez que quede en funcionamiento.

En temas de seguridad, aunque es recomendable, el uso de mascarillas por parte de los instaladores no es una exigencia que deban cumplir de forma estricta en esta etapa. En contraste con lo que ocurre al utilizar polipropileno, cuyos componentes, al fundirse, resultan tóxicos si son inhalados, las pruebas demuestran que el cemento solvente no representa un riesgo para la salud.

El tiempo requerido para la instalación será menor, pues el proceso de unión con cemento solvente y el curado correspondiente son inferiores a los tiempos que toman la fusión con calor y el endurecimiento de las uniones de tubos de polipropileno. El trabajo con polipropileno y fuentes de calor también exige más atención y una alineación más precisa entre los diferentes tramos y conexiones de la tubería utilizada.

 

>> Lee también: 5 errores de novato que puede corregir un instalador profesional de CPVC <<

 

Puesta en marcha y desempeño

Cuando termina el trabajo de instalación del sistema hidráulico, llega el momento clave. La puesta en marcha de las instalaciones hidráulicas y sanitarias no sólo dejará claro si el trabajo fue hecho correctamente, sino que determinará el desempeño del sistema durante su vida útil o, al menos, gran parte de ella.

Incluso con la activación del sistema, hay algunas consideraciones de seguridad que siempre deben ser tomadas en cuenta, con relación a variables como:

 

  • Formación de biopelículas: la superficie interna del CPVC, más lisa que la del polipropileno, dificulta la adhesión de bacterias y microorganismos que puedan dar origen a biopelículas y ocasionar riesgos para la salud.
  • Temperatura máxima de operación: el CPVC ha demostrado su eficacia en diversas pruebas en las que el termoplástico ha sido sometido a condiciones de operación con temperaturas que alcanzan los 93°C; en contraste, el polipropileno resiste temperaturas significativamente menores, de hasta 70°C.
  • Efecto del cloro: por su composición química, el CPVC no es afectado por el cloro cuando un sistema hidráulico entra en operación, en cambio la estructura del polipropileno se desgasta y deteriora por el efecto de las moléculas de este mineral sobre los componentes químicos del material.
  • Velocidad de las reparaciones: si el sistema requiere una reparación, el uso de cemento solvente como material para las uniones permite que se realice en minutos; con polipropileno la reparación requeriría desmontar secciones enteras del sistema para trabajar en ellas con herramientas que generan calor.

 

La seguridad y la salud de instaladores y usuarios están entre las premisas que en FlowGuard® establecemos como prioritarias para la distribución y uso de nuestras tuberías de CPVC, por lo que ponemos a tu disposición recursos de entrenamiento y capacitación en CPVC para el momento en el que trabajes con nuestros sistemas en instalaciones hidráulicas y sanitarias. Contáctanos si tienes dudas y recibe la asesoría de nuestros expertos.