<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=917864445612444&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Elija su ubicación:  

Cemento solvente del sistema FlowGuard: errores comunes

Por: FlowGuard Mx Fecha: 15 de Septiembre de 2021

Imprimir/Guardar como PDF

Cemento solvente del sistema FlowGuard: errores comunes

Básicos de FlowGuard

El cemento solvente es un componente crucial para toda una instalación hidráulica que utiliza tubo de CPVC o cloruro de polivinilo clorado, uno de los materiales plásticos de plomería más confiables, seguros y fáciles de instalar en su categoría.

Sin embargo, cuando se llegan a presentar fallas en estos sistemas, usualmente estas se deben a una técnica incorrecta del método de cementado. Por eso, en este artículo revisamos 6 errores típicos que puede encontrar un plomero o instalador profesional en trabajos de reparación.

1. Acoplamiento “en seco”

El error número uno que puede cometer un instalador sin experiencia es no usar el cemento solvente, ya sea porque se descuidó o porque, al preensamblar el sistema de tubo y conexiones de CPVC, se olvidó de aplicar el cemento solvente.  

Por eso se le llama“acoplamiento en seco”, porque omite por completo la aplicación del material de unión, que es un líquido.

Aunque un acoplamiento superficial de este tipo puede resistir cierta cantidad de presión, o incluso pasar la prueba hidrostática (cuando se llena de agua el sistema), eventualmente se aflojará y provocará una falla.

Para evitar este problema, es importante que se aplique inmediatamente el cemento solvente a medida que se verifica el ensamble entre cada tubo y conexión.

2. Poco cemento

Como hemos mencionado en este blog o en nuestro tutorial de instalación del sistema de CPVC FlowGuard®, el cemento solvente funciona por soldadura química, es decir, por fusión química en frío del tubo y conexión hasta lograr unión a nivel molecular que produce una sola pieza.

Con esto en mente, si no se aplica suficiente cemento solvente en toda la circunferencia de la tubería es posible que la soldadura química no se forme alrededor de la unión lo cual puede generar huecos y, por ende, fugas.

Por eso, para garantizar una cobertura total, durante todo el proceso de soldadura el aplicador de cemento deberá estar en contacto con el tubo y conexión. Y al hacer el acoplamiento, girar la tubería de ¼ a ½ vuelta puede mejorar el contacto.

Una ventaja del cemento solvente FlowGuard® es que su color blanco hace fácil la identificación de un cordón continuo de cemento en la unión. Así, se puede confirmar con una rápida inspección visual que la cantidad de cemento ha sido adecuada.

3. Demasiado cemento 

Si bien no hay que ser tacaño con el cemento solvente, aplicar demasiado puede ser poco prudente.

Y es que, aunque el exceso de cemento en la tubería normalmente se desliza al exterior de la unión, demasiado líquido dentro de la conexión se puede acumular en el interior del sistema, lo cual ablandaría el CPVC o crearía obstrucciones.

Esto puede crear un punto débil en la conexión al comprometer su integridad estructural, o al restringir el flujo de agua puede aumentar la presión del sistema y provocar fallas.

Para evitar esto, al cementar la conexión no se debe volver a remojar la esponja aplicadora dentro de la lata de producto, sino sólo usar el remanente después de cubrir la circunferencia de la tubería.

4. Ensamblado tardío

El cemento solvente comienza a fraguar al momento en que se aplica. Así, de 2 a 3 minutos el cemento curará parcialmente y no podrá formar la soldadura adecuada.

Por eso, es fundamental hacer la fusión inmediatamente después de aplicar el cemento.

En México, el fabricante de cemento solvente FlowGuard® con licencia es Oatey, y esta marca define sus propios tiempos de fraguado y curado, por eso se recomienda al instalador SIEMPRE revisar la etiqueta para ver cuánto margen tiene para la soldadura.

5. Cargar la línea muy pronto

Seguir los tiempos de fraguado establecidos por el fabricante permite garantizar el proceso de ensamblaje ya que, si el cemento solvente está completamente curado, la tubería funcionará a su presión y temperatura nominales.

Pero, si se abre la línea de agua antes de que la soldadura química haya tenido la oportunidad de fraguar, se puede comprometer la integridad de la instalación.

Como regla general, a los 15 minutos de realizada la unión se puede hacer una prueba hidrostática a 7 kilos de presión sin correr riesgos. Y el curado total se alcanzará a las 24 horas (después de descargar la línea).

Los tiempos de fraguado también pueden variar según las condiciones climáticas locales. Por eso, recomendamos leer bien la ficha técnica para darle tiempo suficiente al cemento solvente para funcionar al máximo.

6. No biselar el corte

Al tratar de agilizar la instalación, los instaladores “amateur” pueden cortar los tubos de CPVC y unirlos directamente con su conexión. Sin embargo, esto crea un borde puntiagudo que puede raspar el solvente de la conexión, y empujar el líquido hacia el exterior o interior de la tubería.

Por eso siempre se debe biselar el extremo de tubo cortado. Al hacerlo, el contorno redondeado formará un cordón uniforme de cemento solvente alrededor de la tubería, haciendo una conexión más fuerte.

Checa este video con consejos para una mejor instalación del sistema FlowGuard® de CPVC

Como conclusión podemos decir que, en términos prácticos, el sistema FlowGuard® de tubo y conexiones de CPVC con cemento solvente es a prueba de fallas para todo instalador profesional.

Si quieres llevar tu negocio de plomería al siguiente nivel, explora los cursos y contenidos de nuestra página o habla con uno de nuestros asesores para conocer más ventajas del CPVC en instalaciones hidráulicas.

Contacta a un experto